6 nov. 2009

8- Mi casa es un Circo



Pero ¿y esto qué es?, me dije, ¡no puede ser!, después de ver a Doña Equilibrina en la cocina, quedé completamente convencido de que ésta iba a ser mi nueva casa. Esta mujer es una artista de los pies a la cabeza, la reina, ¡qué digo, la diosa!, de los malabarismos. Sin perder la sonrisa, Doña Equilibrina lava, amasa, acuna, consuela y cocina. Bueno, algunas veces se enfada, pero lo justo. Felicita a Mari Astucias por su habilidad de trapecista, escucha a Zanco José cuando tiene una rabieta y a Cucurucho le enseña a cocinar con canciones.







4 comentarios:

  1. Doña Equilibrina debe tomarse una buena onza de chocolate cada mañana para aguantar la jornada sin perder la sonrisa. ¿Sabremos si tan intrépida mujer, también consume una buena ración de tan equisito dulce por la noche para celebrar la llegada de don Contorsio? ¿Guarda bombones sobre su mesa de noche?

    ResponderEliminar
  2. Yo apostaría a que SI, pero aun no sabemos cómo sigue esta historia...habrás de esperar a los siguientes números primos, quizás nos de alguna pista. Y, hablando de primos, ¿será el ratoncito Malabaro primo del famoso Pérez, que va dejando dulces bajo la almohada?

    ResponderEliminar
  3. Abrí y era el número 877... esto del siete es un no parar. Ahora, al abrir esta ventanuca, marca 878, un bonito capicúa, el siete entre dos infinitos (·)(·) ¿son posibles dos infinitos?

    ResponderEliminar
  4. Todo es posible. 8+7+7 suman 22, o sea, 2 y 2.
    ¡Cómo no se sucederán dos infinitos entre un poderoso siete!
    Por cierto, ¿cómo a doña Equilibrina nadie la ayuda en casa? Habrá que arreglarlo, deberá plantarse ante don Contorsio y pedir ayuda, aunque sólo sea para planchar la ropa

    ResponderEliminar