23 nov. 2009

15- Mi casa es un Circo


Para acabar, siempre hago yo algún numerito y, no es por nada, pero los manejo todos a la perfección. El que más les gusta es la representación del payaso. Pero, hoy, como final de fiesta, haré la del “ratón orquesta”.

Como comprenderéis, me encuentro feliz y contento con esta familia, como pez en el agua, no podía haberme pasado nada mejor.

Al terminar, todos salimos de paseo por el parque. Luego, ellos, van a cenar a casa de los abuelos y yo voy a visitar a mi familia de ratones.





















5 comentarios:

  1. Jo, ¡qué suerte ha tenido nuestro Malabaro!

    Y es que esta familia es cási como un circo... pero sin el "càsi".

    Besos primos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Je, je! Sabemos que andas preparando otra nueva historia. Quizás, Malabaro ha sido embrujado y se ha convertido en un mal avaro, transformado tras recibir una cuantiosa herencia.
    Quizás, le haya llegado el turno a las palabras, porque la "S" es el anzuelo del abecedario (hermosa greguería). Te aguarda crear un nuevo cuaderno con "la metamorfosis de las palabras". Felicidades Silpalabras.

    ResponderEliminar
  3. Pues en mi ordenador se ven todas las imagenes bien, con su naranjito de fondo....

    Te lo comento para que te ahorres el trabajo...y para que veas que te escribo, aunque no sea tan locuaz como "padre"

    ResponderEliminar
  4. te escribo y te sigo

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡ Majetes!!!...a Malabaro le encanta leer estas aportaciones cariñosas. Doña Equilibrina y el resto de la troupe también lo celebran y discuten sentados en la cocina sobre unos y otros...a la pulgas, me temo, las trae sin cuidado. Un beso a todos, también a los que han seguido el cuento y les dio timidez o pereza aportar algo, ¿a quién no le pasa?

    ResponderEliminar