20 oct. 2010

Tallerzuelo del día 13...Se me olvidó la máquina de fotos, ¡cachis! pero os enseño más o menos lo que hicimos




Este es el cuento que leímos, "Félix, el coleccionista de Miedos"
La autora es Fina Casalderrey y la ilustradora Teresa Lima.
Pusimos todo tipo de caras y nuestros alaridos se escucharon a mil kilómetros a la redonda. Después, tal y como el cuento sugería, hicimos una especie de embrujo para aliarnos con el Señor Miedo...a este señor no podemos echarlo pero, desde luego, no le permitimos ni una sola tontería...ya veréis.

Construimos un cofre en el cual...

fuimos metiendo todos los miedos, cada niño el suyo. Aquí dentro están algunos de los míos.
Los miedos son muy poco dibujables...se escapan del lápiz porque, muchos, ni tan siquiera tienen cara...¡los muy tunantes!
Y como aquí deberían estar las fotos de los miedos de los niños y no es posible, pues he ampliado los míos para que se asunten con vuestra brillante mirada.
Es una pena, los miedos de los niños eran...eran...¡tan genuinos!
Gen·uinos por Gen·iales, por Gen·erosos, por ser Gen·te sencilla y menuda, por ser el Gen original de la espécie humana...¡¡¡que Guapos los miedos de los niños!!!

5 comentarios:

  1. yo quiero un cofre para meter mis miedos!!!!

    ResponderEliminar
  2. INSISTO: QUE SUERTE TIENEN LOS NIÑOS DE VALLADOLID.!!!

    ResponderEliminar
  3. Alba, pero ¿no eras tu la famosa Juanita sin miedo?. No te apures, puedes tirarlos en el asiento de atrás y luego abres la ventanilla para que vuelen.
    Querid@ anónim@, muchas gracias por valorar la suerte de los Gen·iales niños pucelanos,(otro Gen·tilicio para los de aquí) has sido muy Gen·til, pero no consigo saber quién puedes ser ocult@ tras tu anonimato aunque el cerebro me estru·Gen (bueno ¿y qué si es con jota?)

    ResponderEliminar
  4. yo necesitaria un mega cofre:
    miedo a tirarme de cabeza a la piscina, miedo a la oscuridad, miedo a cortarme demasiado el pelo, miedo a bajar con patines una cuesta, miedo a las pelis de miedo, miedo al miedo, miedo a las dentaduras postizas con vida propia, de esas que salen de los bolsillos y se sientan en los sofás, miedo a la distancia, miedo a que el sol se acabe.
    Mientras me construyo mi baúl, procuraré no acordarme de ellos.
    Anonima-na

    ResponderEliminar
  5. Lo de la piñonera en el sofá me ha impresionado!!! ahora como echo yo la siesta ¿eh?.

    ResponderEliminar